¿Qué hacer en San Sebastián?

Hay muchos pueblos coloniales, pero pocos conservan tan frescas las huellas de la historia colonial y rural de México.

Caminar por el pueblo y sus alrededores es el placer mayor en San Sebastián del Oeste.

Apreciar la arquitectura vernácula de sus casas y edificios, el trazo original de “Plato estrellado” de sus calles empedradas y sinuosos callejones, sus floridos corredores, tan bellos y originales como los nombres populares de sus barrios: La Pareja, El Rey Dormido, El Garitón, El Triángulo, La Otra Banda, La Providencia, La Hacienda del Cura, El Rincón del Diablo, El Rincón de las Garrapatas.

Conversar con su gente, conocer El Pabellón Mexicano y  su fortín (el garitón) y otras antiguas tiendas de raya. Conocer “el calabozo” municipal, placear en el “cuadro”, los portales en la “calle ancha” o “plaza del hueso”. Visitar la Parroquia y su pequeño museo, la casa de Doña Conchita y sus recuerdos, el panteón antiguo y la Hacienda Jalisco.

Usted puede alquilar caballos, bicicletas de montaña o cuatrimotos, hacerse acompañar por un guía y pasear por los callejones, las veredas, cañadas, arroyos y las verdes montañas; asomarse a los tiros de las minas abandonadas, explorar las ruinas de las haciendas de beneficio y disfrutar del bello entorno natural y su extraordinaria biodiversidad.


Paseo 1: Subir a Real Alto, a la Bufa y alcanzar el cielo (Dos a ctuatro horas)

Real Alto es un caserío de montaña, el más antiguo fundo minero, colgado de la montaña, con un templo del siglo XVII y una imagen de la Virgen del Rosario traída de España. En la Taberna podrá ver como se fabrica ¨Raicilla¨, la bebida regional. Un poco más arriba, aproximadamente mil metros por encima de San Sebastián, está la Bufa, el pico rocoso más alto de la región, tiempo atrás punto de referencia geográfico de la Nao de China, desde la alta mar. Ahí podrá disfrutar de una extraordinaria vista panorámica: el verde manto de la sierra, las lomas y las rancherías, el valle y la bahía de Banderas, la línea costera, el brillante azul del cielo confundiéndose con el azul profundo del mar.


Paseo 2: Como Reyes (un día)

Los Reyes es le tercer fundo minero con el cual se cierra el diamante minero de la región. Un hermoso pueblito a la vera del Río Grande, a lo largo del cual podrá caminar a sus anchas, visitar antiguos tiros de mina y haciendas de beneficio y conocer la “Gruta” una impresionante formación de prismas basálticos. En el  Río Grande tendrá la rara oportunidad de darse un auténtico baño de río, tiritar un rato y luego disfrutar de un gran almuerzo… como reyes.


Paseo 3: Visitar Talpa, Mascota y Juanacatlán (un día)

Talpa es un conocido centro de peregrinaje religioso, en cuya catedral mora y reina la Virgen del Rosario. La “Virgen de Talpa”, como es comúnmente conocida, es milagrosa y atrae a numerosos fieles que acuden a pedir o a pagar “mandas”, congregando a su alrededor piadosas y animadas romerías. Mascota es la “ciudad” de la sierra occidental de Jalisco, con un atractivo y nostálgico centro urbano y hermosos paseos a su alrededor; entre otros, Juanacatlán, un sereno lago de montaña, lleno de belleza, paz y tranquilidad. En su camino usted conocerá otros dos pueblitos encantadores: Yerbabuena y Navidad.

 


Paseo 4: Bajar a Puerto Vallarta, “Las Peñas” (un día o una noche)

A mediados del siglo XIX, los prósperos mineros de San Sebastián mandaban traer la sal desde Las Peñas, una cercana aldea de pescadores. Hoy esa aldea es mejor conocida como Puerto Vallarta, de tal modo que si usted está cansado de pueblitos, minas, sierras y montañas, puede darse una vuelta a las soleadas y hermosas playas de Bahía de banderas o bien, si su verdadero deseo es “reventarse”, esmuy recomendalble pasar una noche en el todavía pueblerino pero cosmopolita Puerto. ¡Salud!


¿Qué hacer en San Sebastián del Oeste?

Descanso

Apreciación del patrimonio arquitectónico y cultural

Recorridos guiados

Fotografía rural y natural

Observación de aves

Senderismo

Paseos en cuatrimoto

Ciclismo de montaña

Explora el pasado minero

Conoce los cafetales

Recorre los callejones del pueblo

Paseos a caballo

Visita los huertos

Apreciación de flora y fauna

 


Apreciando el patrimonio arquitectónico: Templo de San Sebastián Martir

Bella construcción religiosa que data del siglo XVII.  La parroquia fue construida por frailes agustinos siendo su párroco Fray Servando Alonso Poca Sangre. El templo ha sufrido varias modificaciones. Es de estilo neoclásico y su decoración es barroca, netamente pictórica.


Apreciando el patrimonio arquitectónico: Portal Morelos (Plaza principal)

Construcción del siglo XIX que albergaba comercios que importaban su mercancía principalmente de Francia.


Apreciando el patrimonio cultural: Museo Parroquial

Fundado en 2005, en este museo se alberan piezas arqueológicas y religiosas de la época colonial, recabados por el Pbro. Gabriel Pulido Sendis entre 1976 y 1993, con el fin de constribuir al rescate de la historia, las tadiciones y las leyendas del municipio.


Apreciando el patrimonio cultural: Museo de Conchita Encarnación

Es una casa particular propiedad de la familia Encarnación, descendiente de Pablo Encarnación y José Rogelio Álvarez Encarnación, ambos de importancia histórica. El primero ha sido llamado el "padre del pueblo", construyó el Pabellón Mexicano y fue presidente municipal. El segundo fue autor de la Enciclopedia de México. Los Encarnación fueron una de las familias más acaudaladas en la época de la minería y conservan en su poder un rico archivo histórico de San San Sebastián del Oeste.

 


Apreciando el patrimonio arquitectónico: Calabozo o Celda Municipal

Data del siglo XIX y tiene la misma función para la que se construyó. Son dos celdas con gruesos muros de piedra y bóveda de cañón, así como puertas de hierro forjado.


Apreciando el patrimonio arquitectónico: El Garitón (El fortín).

Es una estructura que pertenece a una finca del siglo XIX llamada El Pabellón Mexicano. Su función era custodiar la tienda de raya y los depósitos de minerales; tiene varios orificios, los cuales servían para apuntar a los agresores que venían por el sur. La torre o fortín tiene dos niveles de disparo, unos se colocaban a nivel del suelo y otros se subían a unas vigas.


Apreciando el patrimonio arquitectónico: Portal del Hueso o Plaza de los Consistorios

Portal que fue construido en etapas en el siglo XIX, donde antiguamente se vendían productos mixtos de la canasta básica. Es conocido como el Portal del Hueso porque había algunos carniceros.


Apreciando el patrimonio arquitectónico: Puente Curvo

Construcción del siglo XIX, mide 10 metros de largo y conserva casi toda la estructura original. Este puente forma un cuadro espectacular con los techos rojos de las casas y una pequeña cascada que corre junto.


Apreciando el patrimonio arquitectónico: Hacienda Jalisco

Ex hacienda minera que data de finales siglo XIX (1885), perteneció a la negociación Minera de Jalisco. Generaba su propia energía por medio de una hidroelectríca y contaba  con un teléfono que comunicaba a la Casa Jalisco. Se pueden apreciar restos del equipamiento para el beneficio de los minerales, además de  pinturas, muebles, artículos y documentos antiguos.


Apreciando el patrimonio arquitectónico: Puente Recto

Construido a finales del siglo XIX (1884). En su cuerpo se puede observar una placa con el año de su edificación. De piedra cantera y argamasa, tiene una longitud de 60 metros, una anchura de 6 metros y una altura de 8 metros.


Apreciando el patrimonio arquitectónico: Panteón Antiguo

Data del siglo XIX. Cuenta con cinco mausoleos. Es de estructura romántica. Fue edificado por la iglesia católica. A raiz de de la laicización del estado, el panteón municipal cambió de sede.


Apreciando el patrimonio cultural: Mina Santa Gertrudis

Mina de plata con más de 150 años de antiguedad. Tiene una profundidad de 60 metros, casi en línea recta, una altura de 1.8 metros y un ancho de 1.7 metros.


Apreciando el patrimonio arquitectónico: Plaza Principal

La traza original se dió a finales del siglo XVIII. Fue construida con el objeto de contar con un lugar para dar a conocer documentos y noticias importantes, así como celebrar actividades sociales y de esparcimiento.


Apreciando el patrimonio arquitectónico: El Pabellón Mexicano

Finca habitacional que data del siglo XIX, ostenta en su fachada una pintura original con el nombre de la finca. Cuenta con varias habitaciones, patio central, tapanco, pozo de agua, caballerizas, el Garitón con su fortín militar y un tunel que conecta con el templo y la Hacienda Jalisco. En un tiempo funcionó como  tienda de raya para  los mineros. Ha dado origen a inumerables leyendas y es un edificio emblemático de San Sebastián del Oeste.